Flores de Bach

descarga

ORIGEN

El doctor Edward Bach, fue un médico británico que experimentó las propiedades energéticas de diversos tipos de flores silvestres de la región de Gales, en Gran Bretaña. Durante su formación y posterior trabajo como médico, cayó en la cuenta de que la misma enfermedad con el mismo tratamiento médico “oficial” evolucionaba de diferente forma en función, en muchos casos, de las características de las personas. También relacionó que algunas personas eran más propensas a padecer unas enfermedades y no otras, y estas personas tenían una serie de rasgos comunes en su forma de hablar, de moverse o pensar. Estudió la relación entre el carácter de las personas, las enfermedades y su curación, llegando a la conclusión de que el aspecto psicológico es una parte esencial del establecimiento y tratamiento de todas las enfermedades conocidas. El Dr. Bach no era partidario de técnicas invasivas para llevar a cabo sus curaciones, lo que le llevó a investigar otras maneras de equilibrar a los organismos para restablecer la salud. En su formación como homeópata, había constatado que una pequeña parte de los principios activos de las plantas era suficiente para ayudar al organismo a sanarse. Decidió ir aún más allá y comprobó, durante muchos años, que la energía de la planta, sin necesidad de inocular ningún agente químico en el cuerpo, también tenía efectos positivos en la salud, no sólo física, sino también emocional. Relacionó los estados emocionales y los tipos caracteriológicos de las personas con las enfermedades y nació el sistema floral: flores de Bach.

En 1983 la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomendó explícitamente las flores de Bach como tratamiento eficaz y alternativo.

Con la validez de más de 70 años de comprobada eficacia y el aval que supone la OMS, me formé como terapeuta floral en flores de Bach en el año 2004 y, desde entonces, forman parte de mi servicio de acompañamiento facilitando aquellos procesos por los que las personas que recurren a mí están transitando. He tratado casos de ansiedad, depresión, estrés y muchas otras patologías psicológicas que suelen requerir terapias de años, en tan sólo unos meses gracias a la ayuda inestimable de las flores de Bach, reduciendo el sufrimiento de las personas, el gasto terapéutico y aumentando la calidad de vida en muchísimo menos tiempo que un tratamiento psicológico convencional.

En particular, en mi trabajo con niños, han demostrado una eficacia mucho mayor que en adultos. Los adultos, cuando notan la mejoría, empiezan a dudar, interfieren con el proceso con todas las trabas mentales que habitualmente nos ponemos los adultos. Los niños (y también los animales) son especialmente sensibles, no cuestionan la validez de lo que les sucede, simplemente se sienten mejor y así lo demuestran.

MI EXPERIENCIA

La utilización de las flores de Bach en niños va desde los miedos, los celos, la ansiedad, alergias, tendencia frecuente a enfermar a cualquier alteración de conducta. El tratamiento floral es especialmente útil para superar traumas ocasionados por nacimientos prematuros o instrumentales, separaciones de la madre, cesáreas, hospitalizaciones, etc… También han demostrado su eficacia en las mamás recientes para superar el período crítico del primer puerperio en el que todo a nuestro alrededor se desmorona y, conjuntamente con la terapia psicológica, ayuda a colocar las cosas en su lugar, poco a poco.

En mi familia, las flores de Bach son un elemento imprescindible para superar los períodos críticos asociados a la crianza como la salida de la dentición, problemas de sueño, pesadillas, miedos, estados de cansancio, gripes, virus varios, sensibilidad extrema, etc… y tal como decía el Dr. Edward Bach, si tienes hambre y vas al huerto a coger una lechuga, si tienes miedo a los ratones también puedes recurrir al huerto para tomar Mimulus (remedio floral indicado para algunos tipos de miedos). Al no tener efectos secundarios indeseables ni contraindicaciones, son unos remedios seguros tantos para niños como para adultos, compatibles con cualquier tratamiento médico que se esté tomando, aunque muchos clientes tratados con medicación para problemas como la tensión alta o la ansiedad, después de unos meses con flores de Bach han podido dejar sus tratamientos médicos para siempre sin peligro para su salud.

Desde mi punto de vista, son un remedio natural, fácil y seguro a tener en cuenta cuando nos surjan dificultades en la vida. No conozco a nadie que las haya probado y no esté satisfecho del resultado, aunque sí conozco muchos casos de personas que no tuvieron un terapeuta bien formado que hiciera  una buena diagnosis y no les hicieron efecto. Como en todas las cosas es importante rodearse de alguien que realmente conozca y ame las flores de Bach, investigue y se nutra de su experiencia ahondando cada vez más en el sistema. Cuanta más experiencia tenga un terapeuta y mayor sea su trabajo personal de investigación con el sistema floral, tanto más acertados serán sus diagnósticos y mayor será la ayuda que podrá ofrecer en sus tratamientos florales.

LAS CONSULTAS

El procedimiento en mi consulta es simple: mediante una entrevista personal (o una consulta a través de skype en su defecto) diagnostico las flores que necesita la persona consultante en este momento puntual de su vida, luego preparo las flores para un mínimo de dos semanas. También puedo contrastar mi diagnóstico en la entrevista testando las flores a través de kinesiología, en la que, básicamente, le preguntamos al cuerpo de la persona directamente qué flores necesita tomar en ese momento de su vida. El cuerpo nunca se equivoca y es quien accede directamente al conocimiento más profundo que tenemos sobre nosotros mismos y que bloqueamos constantemente con la mente.

Después de este tiempo, la persona puede volver a consulta o solicitar más flores si desea seguir tomando la misma fórmula durante más tiempo. Si quiere volver a consultar se revisa la fórmula, se quitan las flores que ya han cumplido con su objetivo y se añaden, si es necesario, las que tuvieron que quedar fuera la primera vez. El Dr. Bach recomendaba no utilizar más de 7 u 8 esencias a la vez, por lo que, si es necesario administrar más cantidad, se tratan los problemas más graves o incapacitantes en un principio y, con el tiempo, se retiran las flores que han cumplido su función y se pasa a los problemas secundarios.

Muchas personas piensan que el tratamiento floral es de por vida. Esto es cierto en la medida en que, cada vez que las necesitemos podemos volver a utilizarlas sin ningún tipo de riesgo. Pero en problemas complejos como la ansiedad, un tratamiento floral puede durar unos 3 ó 4 meses y luego suspenderse sin que los síntomas vuelvan a aparecer. Es posible, eso sí, que después de meses o incluso años, una misma persona se encuentre con circunstancias en su vida que le hagan recaer en la misma enfermedad. Eso es debido a que el carácter de una persona tiene las debilidades asociadas a esa enfermedad, con lo cual, su desequilibrio energético le llevará a repetir las mismas enfermedades cada vez que ocurra. En ese caso, el segundo tratamiento suele ser aún más corto que el primero. Es como si el cuerpo ya recordara el camino de sanación anteriormente recorrido y lo hiciera en menos tiempo.

Por su eficacia, por su inocuidad, por su poder curativo, recomiendo la utilización de las flores de Bach no sólo para los grandes problemas, sino también para las pequeñas dificultades transitorias que todos nos encontramos en la vida en más de una ocasión.

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>