GRACIAS

1511216_1565268133713770_6417121548903172136_n   Ayer tuve una sesión muy bonita con una mujer a la que hace varios meses que acompaño en su proceso de transformarse a sí misma y transformar su vida.  La vi radiante, con un brillo distinto en los ojos, como una chispa de luz que acabara de prenderse. Le ha costado un tiempo asumir la TOTAL RESPONSABILIDAD de todo lo que le sucede. Cuando hablábamos sobre el tema de la responsabilidad, lo entendía, lo creía porque yo se lo decía, porque confía en mí, porque le ponía ejemplos de cómo esta responsabilidad creativa actúa en nuestras vidas, pero era como si lo entendiese sólo con su parte racional, lógica…. Todo lo que le explicaba tenía sentido para ella pero no conseguía aplicarlo e integrarlo en su vida de manera fluida y fácil. Y de repente, ayer volvió a consulta (viene a sesiones cada tres semanas) y había sucedido. Le pedí que me dijera como sucedió, como consiguió ese click que la llevó a sentirse por fin la creadora de su vida, recordamos las dificultades que tenía en su momento, pero ni ella ni yo sabemos cómo. En mi experiencia acompañando a otros en este proceso de ser más conscientes de sí mismos, de crear sus vidas desde la responsabilidad creativa en lugar de rendirse al victimismo, de vivir las oportunidades que representan los conflictos y los mal llamados problemas en nuestras vidas, siempre sucede así. Trabajamos, vamos poniendo ejercicios en práctica, analizando y cuestionándonos cosas y un buen día, es como si el cielo se abriera y toda la magia cayera sobre nosotros. Y una vez llegados a este punto sé que mi acompañamiento está acercándose a su fin, que la persona que llegó a mí meses atrás ni se parece a la que tengo delante en este momento.

Me siento profundamente emocionada cuando alguien florece delante de mí, ver a una persona en esa plenitud y belleza de quien ES realmente, de quien siempre fue, es lo que más me llena de mi trabajo. Me siento una privilegiada y el amor que siento en mi corazón por las personas que acompaño y por el proceso de cada una de ellas es inmenso. Ayer volví a casa con la sensación de plenitud que nos da el saber que hemos contribuido a la VIDA, que estamos cumpliendo con aquello para lo que vinimos.  Así que hoy escribo sólo para agradecer… GRACIAS, DE TODO CORAZÓN, POR PERMITIRME ACOMPAÑAR ESTE SALTO TAN HERMOSO A UNA VIDA PLENA Y LLENA DE SENTIDO. GRACIAS INFINITAS.

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>