Los comienzos…

10247456_625886917486990_1441677303101297611_nPara mí el comienzo de una vida se sitúa mucho antes del nacimiento, de hecho siento que la vida es eterna y somos Vida, una conciencia, alma o como queramos llamarlo disfrutando, por tiempo limitado, de las experiencias que sólo se pueden SENTIR a través de un cuerpo. Siento que venimos al mundo y elegimos la familia a la que queremos pertenecer, aquella con la que nuestra alma se enriquecerá de las lecciones que necesita para superarse y crecer.

Por otra parte, considero que no es lo mismo concebir a un hijo con plena consciencia y deseando la venida de un nuevo ser a nuestras vidas para amarlo y darle lo mejor que somos capaces de dar, que concebir a un hijo por error, accidente, sin desearlo. De todos modos, aunque este haya sido el inicio, nada impide a unos padres, o a una madre sola, amar a un bebé que se ha gestado sin consciencia o sin planificar, pues la Vida, siempre sabia, a veces nos envía lo que necesitamos y no lo que planificamos. Aún así, en mi acompañamiento a las familias siempre tengo en cuenta esos inicios, pues no son pocas las veces en las que ese comportamiento o situación que preocupa a los padres sobre un bebé/niño viene desde la concepción, de las emociones que surgieron en la mamá o el entorno más cercano a partir de ese momento y que, para mí sin ninguna duda, se impregnan en los seres humanos que gestamos y parimos. Hay varios estudios que avalan esta creencia, y algunos otros en los que no se dan explicaciones ni se facilitan conclusiones pero que, de una manera indirecta, también invitan a pensar que esto es así. Con todo y eso, yo no soy partidaria de hacer uso de los estudios, los leo si me interesan, pero he leído demasiados estudios e investigaciones que arrojan resultados opuestos en función de quien o quienes los subvencionen, como para dar credibilidad absoluta a ninguno de ellos. Es por ello que no cito estudios en este blog, ni en mis talleres ni consultas, simplemente ofrezco mi sentir, mi punto de vista, mi intuición y mi experiencia al servicio de las familias que resuenen con mis creencias, nada más, esto es lo que soy y confío plenamente en que mis conocimientos y experiencia resultarán de utilidad, ayuda y apoyo a quienes lleguen a mí, del modo que sea. Una cosa sé con certeza: NADA ES CASUAL y si tú que me lees llegaste aquí, también tiene su “para qué”.

This entry was posted in Reflexiones. Bookmark the permalink.

One Response to Los comienzos…

  1. n u r i a says:

    Feliz reencuentro con tus escritos! Y encima leer este de primero, sincronías, jeje, claro que todo tiene su “para qué”. De acuerdo tb en que lo que queremos no siempre es lo que necesitamos, sin embargo siempre obtenemos lo que nos corresponde.
    Incluida la experiencia de ser madre “por error”. Lo que etiquetamos como accidente insperado ya estaba en el programa, y el bebé sabe bien dónde se mete. Lo digo como hija recién comprendiendo para qué elegí la familia que elegí, y jugando a disfrutar de cada dificultad que se me aparece en la vida, con el respeto de saber que yo misma me la puse delante para aprender. Este nuevo camino está siendo muy sanador, divertido y liberador para mí.
    Un abrazo
    nuria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>