SERES ETERNOS

 

 

!lady_aglow

Somos seres eternos que elegimos vivir una experiencia física en forma humana en este planeta Tierra. Esta premisa vibra en cada célula de mi cuerpo cuando la digo en voz alta o con tan sólo pensarla. Y desde este lugar las emociones, las relaciones personales, la crisis, la escasez, la abundancia, lo que tenemos y lo que nos falta, aquello que llamamos problemas, lo que nos preocupa y nos desvela, no son sino experiencias que elegimos sentir, porque esta forma humana, este cuerpo que elegimos es expresamente sensitivo. Podemos sentirlo todo, y seguramente por eso elegimos esta forma y este lugar para tener la experiencia que cada uno haya escogido. Pero como seres eternos, ¿qué sentido tiene quedarse enganchado en una emoción, en un problema, en una relación o en cualquier otra experiencia sensitiva? ¿No es acaso el hecho mismo de SENTIR el objetivo de estar aquí? Sentir y dejar pasar. Sentir y agradecer la experiencia de estar vivos, aun en el dolor, la enfermedad, el caos… Sentir y sentirnos afortunados de poder sentirlo todo porque es para eso para lo que vinimos.

 

Si somos seres eternos eligiendo vivir una experiencia en un cuerpo altamente emocional y sensitivo, el desapego de cada una de nuestras emociones y sensaciones es fundamental para continuar sintiendo y haciendo carne nuestro propósito original, de lo contrario no estamos más que repitiendo día tras día los ecos de nuestras viejas experiencias y negándonos la posibilidad de sentir las nuevas.

 

Creemos que vivimos en una realidad concreta, nos tomamos lo que sucede con la gravedad instalada en nosotros en la creencia de que esto que vemos es LA REALIDAD, la única realidad posible. Pero ¿y si no fuera así? ¿y si somos más que lo que creemos que somos en esta vida? Entonces sería como ver una película… mientras la veo puedo identificarme con uno o varios personajes, sentir sus emociones, darle rienda suelta a preguntas y respuestas, llorar, reír, vivir intensamente cada instante, aburrirme incluso en los momentos de menor acción… pero cuando acaba no me aferro a seguir sintiendo lo que sucedió en esa hora y media de proyección, no hago un drama porque se acabó, sigo adelante, haciendo otras cosas y viviendo otras emociones.

 

Puede que esta forma de verlo implique una pérdida de sentido, pero justamente el sentido, el único sentido es experimentarlo todo, vivirlo todo y soltarlo, dejarlo marchar para seguir experimentando, viviendo, sintiendo.

 

Como huésped de este cuerpo elijo cuidarlo y amarlo porque la calidad de mi experiencia en él será distinta en función de cómo lo utilice, pero sin apegarme a un resultado concreto, a que sea más saludable, más esbelto, más tonificado o menos arrugado. Me relaciono con parejas, hermanos e hijos de igual manera, dando lo mejor de mí, alegrándome y disfrutando plenamente los momentos de amor y alegrías compartidos, y también agradeciendo poder sentir la tristeza de la decepción, el conocimiento y el aprendizaje que implican. Si mi hija es feliz disfruto su felicidad, si está triste acompaño su tristeza, y sigo soltando, sin preocuparme porque ayer era feliz y hoy ya no.

 

¿Y si todas estas reflexiones también son una mentira? ¿Y si esta vida es lo único que hay y la única realidad es la que cada uno ve? En ese caso, puesto que nadie sabe cuál es la Verdad, eres libre de elegir creer la mentira que mejor te siente, aquella con la que transites por esta experiencia que llamamos Vida, sea la única o no, con la que puedas experimentar las cotas más altas de amor y felicidad. En cualquier caso, la elección es de cada uno de nosotros.

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>