Sólo una opinión

 

 

!lady_aglow

Es sólo una opinión. ¿Por qué nos sentimos amenazados cuando alguien opina diferente, o radicalmente en contra de nuestra opinión? En teoría, todo el mundo dirá que cada uno tiene su opinión y que todas son igualmente respetables. Pero cada día muchas personas discuten, intentan convencer al otro de que su opinión es Verdad o se sienten amenazados cuando alguien entra en conflicto con la opinión propia, a veces incluso con descalificaciones personales, burlas, insultos y violencia. Detrás de cada opinión hay una historia de vida, unas experiencias, unos prejuicios heredados y asumidos como propios y válidos. Por eso cada opinión es diferente, porque cada vida ha sido vivida de distinta manera.

 

Pero si regimos nuestra vida en base a nuestras opiniones y creencias, que posiblemente hayan cambiado mucho a lo largo de los años, cuando alguien está en contra de tu opinión no se queda ahí, está en contra tuya, de lo que crees que eres, de aquello con lo que te identificas, de toda esa construcción personal que has hecho en torno a ti sobre cada tema, noticia, situación, elección… y obviamente es una amenaza, más aún cuando es alguien con quien tenemos una relación más estrecha.

 

Cada uno intenta mostrar, como si de hechos científicos contrastados se tratara, por qué piensa de esa manera mientras se esfuerza en conseguir que la persona que tiene enfrente cambie de opinión. Y se cometen las mayores locuras en nombre de las verdades personales de cada uno, entre personas que se aman, entre colectivos con grandes ideales y también entre naciones.

 

Mi Verdad es sólo mía y eso no la hace menos verdad. Que nadie comparta lo que pienso o lo que siento con respecto a un tema determinado, no invalida en absoluto mi punto de vista. Nadie se equivoca cuando hace lo mejor que puede y cuando sus hechos nacen del corazón.

 

Cuando entramos en contacto con nuestra verdadera naturaleza, cuando nos despojamos de prejuicios, de juicios y condicionamientos, cuando sentimos en toda su magnitud aquello que en realidad somos, hasta dejamos de tener opinión en muchísimas cosas que antes parecían relevantes.

 

Cuando este cambio perceptivo sucede, de repente miras al mundo como si acabaras de nacer, sin expectativas, si saber qué está bien o mal, SIN QUE EXISTA BIEN O MAL. Miras a las demás personas como realmente son, más allá de sus máscaras y disfraces, muy adentro, donde reside la belleza de cada Ser y surge una compasión tan sincera, tan abrumadora que defender o justificar una opinión pierde todo el sentido, si es que alguna vez lo tuvo.

 

 Y a partir de ahí, las únicas relaciones que quieres tener son auténticas, honestas, comunicándote desde ese centro de belleza en ti, al centro de belleza del otro, porque el resto parece una mentira que ya no te puedes creer por más tiempo. Y es cansado salir al mundo de los disfraces porque tu energía es un valor que no quieres desperdiciar, porque cada palabra sentida es sagrada y si no es así no quieres hablar, porque tu personaje agoniza y no hay manera de relacionarse con los personajes de otros. Y la comunicación que descubres es hermosa, tan honesta y REAL que te renueva, y todo lo demás hastía, cansa, aburre y duele, como ponerse unos tacones para hacer una carrera campo a través. Y eliges, estás viviendo en este momento y lugar, eliges salir descalzo, sin disfraces e intentar llegar al otro, comunicarte desde ese centro de belleza y honestidad durante tanto tiempo como te sea posible aunque no llegues a ninguna parte, aunque tu verdad sea incomprensible, aunque aún no hayas terminado de darte la vuelta y ya estés escuchando susurros a tus espaldas, y a veces sonríes, y a veces lloras, porque la compasión lo llena todo y no hay lugar para el enfado ni la rabia. 

 

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>