Sonsoles Romero

sonsolesMi pasión es el ser humano, completo, consciente de su potencial, creador de su propia vida, vibrando en el amor que considero la fuente de la que manan nuestras creaciones más puras y bellas.

Mi nombre es Sonsoles y durante los últimos años me he dedicado al apoyo de las familias en la crianza de sus hijos. De un tiempo para acá, cada vez son más los padres y madres conscientes de la importancia de los primeros años de vida, de su papel como educadores y la relevancia de éste en la vida futura de los seres humanos a los que acompañan. Los padres y las madres acompañan a sus criaturas, y yo, los acompaño a ellos.

Mi principal fuente de énfasis en esta labor, hasta hoy, ha sido el cómo dirigirnos a nuestros niños, en procurar comprender y hacernos conscientes de las diferencias entre lo que nosotros damos por hecho, queremos comunicar y lo que ellos realmente reciben. Por supuesto dejando fuera de esta comunicación el castigo, las amenazas, manipulaciones, gritos y demás costumbres educativas a las que, desgraciadamente, hemos dejado ocupar tanto espacio en nuestra sociedad hasta el punto de que los “raros” seamos quienes intentamos educar y convivir con nuestros hijos sin recurrir a ninguna medida de fuerza o coacción.

Mi crianza está basada en descubrir ese potencial humano que considero que todos poseemos, en las virtudes innatas que creo firmemente que todos los seres humanos traemos desde que nacemos. Procurar ambientes en las que esos tesoros personales de cada uno florezcan y se desarrollen del modo más natural posible es mi tarea. A través del trabajo de estos años con familias de todo el mundo y de mi propio proceso personal como persona y como madre, mi forma de entender la crianza y el trabajo que realizo ha ido cambiando y evolucionando,   buscando siempre facilitar y ayudar al mayor número de personas posibles. En estas reflexiones personales sobre mi propia crianza, mi vida y mi trabajo, he podido constatar de manera repetida que no todas las técnicas, por respetuosas que sean, valen por igual a todas las familias, claro que hay tantos recursos y herramientas para criar con respeto que siempre habrá algo que sirva a un niño/padre/madre determinado, pero aún así, lo que hoy funcionó, mañana tal vez no. ¿En dónde estriba la diferencia? Si utilizo las mismas palabras y ayer conseguí una buena comunicación con mi hijo/a ¿por qué hoy no?

Poco a poco y a través de la observación y la reflexión, cada vez ha ido cobrando más relevancia en mi día a día y en mi trabajo la noción del Ser. Todas las técnicas, todos nuestros recursos y herramientas no son útiles sin la presencia plena del Ser… conocernos a nosotros, limpiarnos de nuestro pasado y nuestros condicionamientos para poder Ser libremente nuestra propia esencia humana. Desarrollándonos nosotros primero como seres humanos plenos, libres, desprogramados de juicios y prejuicios, es como llegamos a nuestra esencia más pura desde la cual podemos acompañar el crecimiento de nuestros hijos y los procesos vitales de nuestra familia del modo que realmente deseamos.

Considero que para lograr una buena convivencia familiar, una buena relación de pareja y una buena crianza y acompañamiento a los hijos, somos los adultos quienes debemos tomar consciencia de en qué punto estamos en nuestro desarrollo personal, practicar la honestidad con nosotros mismos y con lo que ahora somos para poder dirigirnos a ese lugar mejor en el que todos desearíamos estar.

Al mismo tiempo también he podido observar que, cuando ponemos todo nuestro corazón en nuestras relaciones, las cosas fluyen mejor, pero no siempre son como nos gustaría o como nos habríamos imaginado. Y es en estos casos en los que considero importante recurrir a la Confianza. Estamos en el camino, estamos realizando una buena labor de desprogramación y de toma de consciencia de nosotros mismos, y aún así las relaciones pueden no fluir como desearíamos. Es entonces cuando conviene recordar que todas las relaciones que elegimos tienen un propósito para nuestro desarrollo como almas y eso que ahora nos parece una fuente de conflicto no es más que una oportunidad para trascender algo en nuestra familia o en nosotros mismos que no estamos viendo aún. Confianza es la respuesta en estas situaciones.

Comments are closed.