Testimonio RS

Hace unos 8 meses mi vida parecía un sin sentido. Tenía muchos problemas personales, con mi pareja, con mis dos hijos de 5 y 2 años, con mi trabajo. Sabía que necesitaba ayuda pero me encontraba bloqueada, algo en mi interior me frenaba a buscar la ayuda que necesitaba, supongo que por prejuicios o tal vez porque las mujeres solemos creer que debemos hacerlo todo solas. Yo diría que hacía bastante tiempo que había tocado fondo y no remontaba, pero aún así, me resistía a iniciar un camino de cambio para transformar mi vida en algo más parecido a lo que yo quería. Había oído hablar de Sonsoles, psicóloga y dedicada a la mujer, a la maternidad y la crianza, también había escuchado algo sobre las flores de Bach pero no había profundizado mucho en ello.

Al final reuní el valor necesario para llamar, en principio sólo era dar ese paso, sin mucho convencimiento de iniciar terapia ni nada parecido, aún tenía muchas resistencias. Pero al hablar con ella por teléfono para preguntarle por sus consultas, me relajé muchísimo, sentí un alivio dentro de mí tan sólo con llamarla… no sé si porque es una mujer tranquila y confiada, que transmite paz, o si fue porque ese paso era tan importante en sí mismo que mi cuerpo me decía que ese era el camino. En ese momento se lo atribuí a ella, a Sonsoles y su voz suave y relajada, pero después de este tiempo trabajando con ella, puedo reconocer que aquella sensación era un mensaje de mi cuerpo, un SÍ que me decía que ese paso era lo que necesitaba en ese momento.

Así iniciamos la terapia, el proceso de transformación como Sonsoles lo llamaría, y hoy, seis meses después, nada es igual en mi vida. Miro atrás y me parece increíble que mi vida haya cambiado tanto. En aquel momento pensaba que mis problemas no tenían solución o que, la solución, por ejemplo con mi pareja, tenía que venir de parte de los dos, que no serviría de nada que yo sola fuera a terapia si él no venía también. ¡Qué equivocada estaba! Cuando yo comencé mi transformación todo mi mundo cambió, los problemas dejaron de ser problemas y se convirtieron en oportunidades, en mensajes que la vida me daba para poder asumir la responsabilidad de crear mi vida desde una conexión profunda con mi ser interior. Las personas con las que compartía mi vida eran espejos de mis propios miedos, de mis propias sombras que tenían que ser vistas para ser transformadas. Con la ayuda de las flores de Bach todo fue mucho más rápido de lo que jamás hubiera imaginado. Además, nunca tuve la sensación de estar con una “psicóloga” (con todo lo que esa palabra significaba para mí jeje) sino con una persona que me acompañaba amorosamente, a la que podía contarle todo sin miedo porque jamás me juzga y siempre soy yo quien toma las decisiones en mi vida. Podía enviarle mensajes de whatsapp, escribirle correos para contarle todo lo que sentía y llevaba siempre mis flores conmigo… tenía la sensación de estar siempre acompañada aunque nos veíamos cada 15 días.

Aunque aún seguimos viéndonos mensualmente, como una guía, alguien a quien siempre tengo presente en mi día a día y con quien puedo contar para seguir avanzando, ya no necesito tomar las flores y me siento capaz de llevar adelante mi vida de una manera plena, feliz, relajada. Ella me pidió que escribiera mi experiencia para animar a quienes, como yo, están preparados para dar el salto hacia una nueva forma de estar en sus propias vidas y aún sienten dudas. Así que, si alguien que esté leyendo esto ahora mismo se ve reflejado en mi historia, no lo duden, llamen y pidan ayuda, de lo único que me arrepiento es de no haber llamado antes, aunque en este proceso aprendí que todo sucede en el momento oportuno. GRACIAS SONSOLES Y GRACIAS VIDA POR PONERLA EN MI CAMINO.

 

RS

 

Testimonio de L.R.

Te voy a contar como ha sido el proceso que has tenido en este tiempo que has estado con Sonsoles , para que así lo tengas y cuando te sientas mal o quieras recordar, solo tengas que coger esta carta y leas como has progresado y lo bien que te ha ido.

Mi llegada a la consulta de Sonsoles fue a consecuencia de que estaba preocupada por mi hija, entonces le pedí consejo a mi gran amiga M. la cual me recomendó que la llevara a una psicóloga que ella conocía y que era muy buena.

Cuando llegué por primera vez a su consulta iba con la idea que era para ayudar a mi hija, cual sorpresa me llevé que después de estar un rato hablando con ella, me dice que yo estoy peor que mi hija y que lo mejor es que sea yo la que empiece con ella. La verdad que me sentí descolocada y a la misma vez enfadada ya que no esperaba que Sonsoles me dijera eso, pero al final entendí que tenía razón, yo no estaba bien y así que decidí empezar con ella sin ninguna expectativa.

Para mí Sonsoles es una persona muy cercana, te hace sentir especial, siempre te ayuda a que entiendas y veas donde está el problema y como llegar a la solución . Es una persona que te habla muy claro, también me ha ayudado a entender señales que la vida me mandaba y yo no podía entender, ella no es como las demás psicóloga al contrario es única y te da mucho amor. Me hizo hacer ejercicios de los cuales aprendí y encontré respuestas.

Ahora mismo me encuentro bien, intentando superar una sacudida que me acaban de dar, dejando salir todos los sentimientos para así estar en paz conmigo misma y poco a poco sacando a la persona que yo había escondido en lo más profundo.

En este tiempo he aprendido a no tener miedo a estar sola, a poder decidir lo que quiero y lo que no en mi vida, a reconocer que el amor es importante, a controlar mis enfados por cualquier cosa , a no complacer a todo el mundo, que me merezco cosas buenas y lo que yo quiera en mi vida y a no conformarme con cualquier cosa, a valorarme y quererme.

Mis aprendizajes en este tiempo han sido, poder reconocer lo mal que yo me sentía conmigo misma y poco a poco poder soltar toda esa culpa, rabia, ira, tristeza etc… que sentía, para así poder seguir y ver con claridad mi vida. Darme cuenta que si quiero estar con mi marido, que lo amo y que tal cual es lo acepto porque esa es la persona de la que yo me enamoré hace 17 años y quiero que siga siendo mi compañero de vida.

También ver y cambiar el miedo que tenía de perder a mi hija, entender que ella siempre lo será y que tengo que dejar que ella misma tome sus propias decisiones y ser consecuente con lo que haga. También hacerle ver y sentir que yo siempre estaré a su lado pase lo que pase, que no tenga miedo, que confíe en mi para contarme lo que le pasa o lo que ha hecho aunque no esté de acuerdo yo la respetaré y la apoyaré.

Bueno Sonsoles me gustaría decirte que mil gracias por todo lo que me has ayudado y enseñado, por confiar siempre en mí, ser tan cercana y dar tanto amor. Te deseo todo lo mejor que la vida pueda darte y que tú te mereces.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

 

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>